… no el hombre para el sábado (Mc 2, 23-28)

Es impresionante lo claro que tenía Jesús las cosas. Impresionante su claridad e impresionante su valentía derivada de la primera.

Es claro que en cualquier sociedad, institución, civilización, etc. hacen falta unas cuantas normas. Jesús deja claro más de una vez que Él no viene a abolirlas, que no se trata de eso. Se trata de no encerrarse en la norma, de superarla, de ir a las personas y a su felicidad. Las normas no tienen que ser losas para la gente. Las normas no deberían causar sufrimiento e infelicidad sino que deberían ser caminos para la libertad. Jesús se da cuenta de esto. Las normas no pueden servir para que el ley.jpgque las pone esté por encima de los que las reciben. Las normas no deben servir para crear clases ni para que unos se sientan con poder para juzgar, arrinconar, condenar y destruir a otros.

A veces caemos en este peligro. Nos hacemos cuadriculados y tiquismiquis. Priorizamos el “cumplimiento” sobre el Amor, que es la ley fundamental. Nos dedicamos a “colar mosquitos”. Hoy Jesús me propone denunciar este tipo de situaciones. Jesús me propone colaborar en la felicidad de los demás por encima de todo. Jesús me propone también no caer en el extremo del todo vale… Jesús me propone abrir mi mente y mi corazón. Jesús me propone observar desde una óptica diferente polémicas normativas actuales…

Ojalá sepa discernir en cada momento qué es lo mejor, lo necesario… lo que haría Jesús en mi lugar.

 Un abrazo fraterno

Anuncios

6 comentarios en “… no el hombre para el sábado (Mc 2, 23-28)

  1. En un cursillo de catequistas me dijeron “¿encuentras a Cristo en la norma?, sigue la norma. ¿No encuentras a Cristo en la norma? sigue a Cristo”… me llegó.

    un abrazo

    maca

    Me gusta

  2. ee qeria preguntar si lo que has escrito es correcto porque es para un trabajo y necesitaria saber si es corecto. contestame lo antes posible, es para mañana gracias

    Me gusta

  3. Anitaa, no sé muy bien a qué te refieres con “correcto”. Todo lo de este blog es fruto de mi oración, es parte de mi oración. Y mi oración, mi opinión, mi visión, mi experiencia… es sólo mía…

    ¿Cómo lo ves?

    Me gusta

  4. Estimado Caballerotrueno:
    Resulta que yo recién estoy leyendo la Biblia y voy a catequesis, nunca me había interesado, (tengo edad madura) pero como no tengo mucha cultura, Trato de entender pero me resulta dificil ¿por qué, ya sea sacerdotes u otras personas que enseñan , no lo hacen en lenguaje sencillo y didáctico o sea con ejemplos? Porque claro, hay personas que desde siempre han estado aprendiendo la Biblia, pero hay muchas más que no lo hacen, y sólo van a Misa, ya sea por fe o por cumplir, y que no se interiorizan más allá. Y todo lo que el evangelio dice no lo entienden (como yo). No siempre en Misa el sacerdote, lo explica, a veces se van por otro lado, y toman otros temas. Lo que digo lo digo porque me pasa a mi y a muchas personas, que son católicas, pero de día domingo solamente.
    ¿Podría, cuando haga una reflexión o comentario ser mas didáctico? Recuerde que habemos gente sencilla y ávida de la Palabra del Señor.
    Gracias. Berta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s