El Señor mira el corazón (I Samuel 16, 1-13)

Esto de que el Señor no se fija en las apariencias me recuerda a aquel pasaje de El Principito en el que decía: “Lo esencial es invisible a los ojos”.

¿Cómo ando yo de esto? ¿Miro yo también al corazón de las personas? ¿Me preocupo por conocer más allá de lo que cada uno enseña o aparenta? ¿Descubro la huella de Dios en los que me rodean o prefiero la comodidad de no entrar en los entresijos de sus vidas, sus preocupaciones, sentimientos…?

El pasaje de hoy me parece precioso y un llamamiento importante a educar mi mirada.

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s