No estaba en sus cabales (Marcos 3, 20-21)

Las familias son algo difícil de manejar. Porque aunque haya amor y cariño, esa proyección públice de Jesús, ese meterse en líos constantes, ese decir lo que nadie se atreve, ese ir en contra de lo establecido, ese juntarse con leprosos, prostitutas y publicanos… no debía de hacer mucha gracia. Creo que con afán protector, más de una vez, debieron decirle a Jesús que se olvidara de eso que hacía.

La fortaleza de Jesús le lleva a distanciarse de su familia en pos de su misión. Lección que hay que aprender hoy en día. Sacudirse los chantajes sicológicos, los afectos y responsabilidades y ser uno mismo. Jesús decide no representar el papel que otro quieren para Él.

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s