¿Por qué has dudado? (Mateo 14, 22-36)

Nos caemos al agua porque dudamos. Nuestra confianza no es perfecta. Es natural. Somos humanos. Pero Jesús nos anima a tender a esa confianza perfecta, a la seguridad de que, con Él, junto a Él, no hay que tener miedo. Dios nos cuida, nos conoce, nos protege, nos llena de bendiciones y nos acompaña cuando las cosas salen mal. ¿Hay alguna garantía mejor que esta? Ni los 7 años de KIA…

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s