Al que tiene se le dará (Lucas 19, 11-28)

He experimentado en mi vida, y lo sigo haciendo, que cuando uno decide poner en juego sus dones y aquello que el Señor le ha confiado, sale reforzado, beneficiado, se multiplican los frutos ajenos y los propios. Al fin y al cabo jugar es responder a una confianza, a la confianza del que te ha elegido y piensa que tienes lo suficiente para llevar a cabo determinados encargos. Es como cuando un entrenador hace la alineación y te llama del equipo filial: sorpresa, emoción, incredulidad… -“¿Qué puedo ofrecer ya en un equipo como este?” – te puedes preguntar… Pero es el míster el que te conoce, te ha visto y sabe lo que puedes aportar en un partido concreto. Salir al campo sin presión y sin miedo no siempre es fácil pero a todos los entrenadores del mundo les gusta más alguien que propone cosas, que busca el balón, que no se esconde, que encara y que lo intenta… que otro que por miedo a hacerlo mal esconde todo lo bueno que sabe y prefiere devolver todos los balones que le llegan.

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s