Subiendo a Jerusalén (Marcos 10,32-45)

Subir a Jerusalén. Eso es la Cuaresma que se acerca y eso, al final, es también la vida. Un viaje, un trayecto, una marcha a culminar la misión y dar el estoque definitivo. Contrasta la consciencia de Jesús con el desconcierto y el “pavo” de los apóstoles, que se atreven a discutir por tonterías en aquellos momentos… Esto pasa muchas veces también. A mi alrededor veo que hay muchos que piensan que esto de vivir, incluso de construir el Reino, es algo un tanto “flower-power”. Un paseíto, un mirar escaparates…

Yo sigo en Alemania disfrutando del entorno y hoy, especialmente, de Stuttgart, ciudad que tanto me gusta. Pero no puedo sacarme de la cabeza la situación creada en el trabajo y las respuestas que hay que dar. Es una situación que me pone muy nervioso. Ya se verá…

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s