La parábola iba por ellos (Marcos 12,1-12)

Esta actitud de los sacerdotes y escribas y ancianos del Evangelio de hoy es una actitud que me espanta y me provoca un rechazo brutal: no aceptar la crítica, perseguir al que opina diferente, ponerse a la defensiva ante el que defiende otra manera de hacer las cosas…

Jesús hablaría en parábolas pero lo hacía claro y creo que esta gente tenía miedo de que la gente entendiera por dónde iban los tiros y perder todo el poder acumulado a base de oprimir espiritualmente a las personas. Y se ponen de uñas.

Eso sigue pasando hoy a veces. Salvando las diferencias pero no me gusta la actitud que tenemos en la Iglesia muchas veces de ponernos a la defensiva, sentirnos perseguidos, querer ser no sólo respetados sino intocables, exentos de crítica… en la sociedad a la que pertenecemos y a la que evangelizamos. Miremos más a Jesús y cómo se movió Él entre la gente y descubriremos una manera sencilla, alegre, atrayente y hasta campechana de ser testigo del amor. Es más, me atrevo a afirmar que las personas de Iglesia que son de esa manera consiguen aquello que se proponen. Los otros… sólo se encuentran con puertas cerradas.

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s