No he venido a traer paz (Mateo 10, 34-42; 11,1)

El comienzo de vacaciones seimpre trae un punto de genial desorden a la vida ordenada (¿ordenada?) que traemos durante el “curso”. Yo no quiero que mi oración y el blog se vacíen durante este tiempo de asueto. Quiero aprovechar para leer, para descansar, para dormir la siesta, para meditar un poquito, para ver las estrellas por la noche y pasear con mi mujer cuando los niños ya están acostados.

Voy a las lecturas del lunes con dos días de retraso pero quiero empezar la semana. Y me encuentro con este Evangelio tan difícil de tragar, tan “chafaplanes”… Pero bien pensado es un Evangelio ideal para la época vacacional en la que uno debe cargar pilas y discernir sobre temas sobre los que habrá que decidir cuando regrese septiembre. Las consecuencias evangélicas, las exigencias de seguir a Jesús… no son fáciles pero LA RECOMPENSA ESTÁ GARANTIZADA.

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s