Sol y luna, bendigan al Señor (Daniel 3)

Este canto de Daniel me traslada inexorablemente a un lugar: el pequeño oratorio de la casa de los Escolapios en Cercedilla, el Miradero Calasanz. Recuerdo con añoranza aquellas colonias de verano en las que asistí como monitor y recuerdo que la oración de la mañana de los monitores era uno de los momentos más bonitos del día. Rezábamos juntos laudes y aquella era una de las claves más importantes para que todo saliera bien después y para que el ambiente del equipo de monitores fuera óptimo.

Además, no me digáis que no es bonito el canto de Daniel… ¡Oh!

Un abrazo fraterno

Anuncios

Un comentario en “Sol y luna, bendigan al Señor (Daniel 3)

  1. Sería genial recuperar esa costumbre! Un signo fraterno y de comunidad enorme. Ya ni la oración en la pista antes de desayunar se hace! Ahora va todo tan rápido…

    Un abrazo Santi!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s