Se marcharon con él (Marcos 1, 14-20)

Muchas de las veces que he leído este pasaje lo oré alrededor de la llamada de Jesús, de su iniciativa, de cómo debió de hacerse para causar ese efecto inmediato en los pescadores elegidos… Pero hoy, tal vez por lo sucedido durante toda esta semana y la pasada, le he dado vueltas a la libertad de esos pescadores, a su capacidad para tomar una decisión importante.

Es importante que seamos capaces de ser personas capacitadas para tomar decisiones. Discernir y decidir. Ser capaces de abandonar el llamado “estado de confort” en el que nos movemos habitualmente. El estado de confort es la vida que conocemos, el espacio en el que nos movemos, la dosis de sufrimiento ya asumida y conocida, los grados de felicidad e infelicidad usuales… Ser capaces de salir de ahí y arriesgar, apostar, luchar por algo mejor, por ser nosotros mismos, por ser más felices… Es la oferta del seguimiento a Jesús.

Para ello, tal vez, uno de los ingredientes fundamentales es “ser pobre”. No tener demasiado que dejar. Vivir desapegado de cosas, posesiones, personas concretas, carreras laborales, éxitos pasajeros… Ya sabemos lo que le pasó al joven rico…

Marcharse con él…

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s