Por el juramento y los convidados (Marcos 6,14-29)

Me parece dramática la historia del Evangelio de hoy, de verdad. Dramática. Muy triste. Herodes da una orden contra lo que le dictaba el corazón “por su juramento y los convidados”…

¿Cuántas veces dejo yo de hacer aquello que se me pide, aquello que me brota del corazón, aquello que hay que hacer, aquello que quiero hacer? ¿Cuántas? ¿Y por qué? ¿Y tú? ¿Qué es lo que te impide llevar a cabo lo que consideras justo?

A bote pronto veo que a mi me frena muchas veces el miedo: el miedo a meterme en un lío, el miedo a consecuencias imprevisibles. Otras veces es la gente que me rodea más cercana: mujer, hijos, familia, comunidad… con los que quiero seguir estando y viviendo y a los que no puedo, debo o no sé… embarcarlos en mis actos. Otras veces es como si me diera vergüenza, me da cosa que la gente piense cosas de mi, aunque sean buenas… en fin…

Cuánto dejamos de hacer por “juramentos y convidados”…

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s