¿Por qué nos has sacado de Egipto? (Números 21,4-9) – Martes V de Cuaresma

Hoy hablaba con una amiga de cómo entiendo yo que hay que vivir la vida. Siempre entendí que la vida es de los valientes, de los que juegan al ataque, de los van a ganar y jugando bonito. Hay que arriesgar. Y salir del Egipto particular de cada uno.

Mi Egipto particular es mi realidad actual cotidiana. No me plenifica, no me llena, me esclaviza… pero es lo que conozco y ya me he acostumbrado a ello. Me quejo, me revuelvo pero no hago nada por cambiarlo. Dejar ese Egipto atrás no es tan fácil porque, aunque el destino nuevo sea mejor y prometedor, el camino no es sencillo. Pero es el precio a pagar por la auténtica felicidad, por la verdadera liberación.

Quedarse en Egipto es de cobardes. Así de claro.

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s