Oyes su ruido (Juan 3,1-8)

Es verdad. Intento intuir por dónde sopla el Espíritu y adónde me lleva. Y es muy complicado. Y está falto de certezas. Pocas cosas seguras y muchas “dudas”. Miedo, también. Miedo a equivocarme. Miedo a fallar. Miedo a perder. Miedo a romper. Miedo a dejar. Pero la intuición de la llamada es fuerte.

Huele a Pascua. Pero el Espíritu aún debe revelarse y quitarnos de un plumazo todas nuestras inquietudes para dejarnos sólo con el amor del padre y la confianza de que Él está siempre con nosotros.

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s