Casa, hermanos, padres, hijos, tierras… (Marcos 10,28-31)

Ayer contemplábamos la conversación de Jesús con el joven rico y recuerdo mi compartir en mi comunidad comentando que, claro, los que teníamos poco dinero y no éramos ricos pues teníamos menos problema en seguir a Jesús de esa manera tan desprendida. Pero resulta que hoy viene Jesús, intuyendo lo que muchos dirían ayer, y va más allá: dejar casa, hermanos, padres, hijos, tierras… por Él. ¡Buuuffffff! Qué vértigo…

La exigencia de Jesús es toda nuestra persona, sin reservas. Vuelve a insistir en ser Él el CENTRO de toda nuestra vida, acción y amor; el centro de nuestro corazón. Todo por Él. Todo para Él. Todo desde Él.

Está claro que el mensaje está siendo machacón estos días…

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s