El borde del manto (Mateo 9, 18-26)

El Evangelio de hoy mezcla dos historias muy impactantes. Me quedo dándole vueltas al párrafo de la hemorroísa que, al tocar el manto de Jesús, llama la atención del Maestro y queda curada.

¿Por qué tocarle el manto? ¿Es que no hubiera llegado con desear la curación? ¿Es que no hubiera llegado con la mirada del Maestro, con una palabra, con un gesto? ¿Por qué esta mujer se empeña en tocarle el manto?

Además de todo el significado que tiene el “manto” en el mundo judío, hoy en la oración, Dios me cuenta lo importante que es estar en contacto con Jesús. Tocarle, comerle… A veces no llega sólo con mirarle, con hablarle, con verle… Hay que ir hasta el final con Él

Y entonces el milagro se produce…

Un abrazo fraterno

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.052 seguidores

%d personas les gusta esto: