Instigada por su madre (Mateo 14, 1-12)

Hay relaciones dañinas que nos empujan a ir por un camino alejado de Dios. Y no tienen que ser relaciones con personas lejanas o medio extrañas. Son relaciones que nos absorben, que aniquilan nuestra libertad, que sacan lo peor de nosotros, que nos manipulan y nos manejan… A veces están disfrazadas de amor pero, evidentemente, no hay amor si no hay libertad.

Herodías es un claro ejemplo de alguien que se deja anular, de alguien que necesita algo y que, para conseguirlo, se vende a la sed de venganza de su propia madre.

Herodías es lo que no quiere Dios para nadie. Dios nos quiere libres, aún para rechazarle o negarle, más que maniatados y mediocres.

Un abrazo fraterno

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s