Para eso me han enviado (Lucas 4, 38-44)

¿Y a mi? ¿Para qué me han enviado?

Esta preguntita a veces es incómoda, desesperante. No tener claro muchas veces cómo responderla, a mi me genera mal rollo. Sí, ya sé que puedo contestar con palabras y conceptos generales: para construir el Reino, para ser luz, para proclamar la Buena Noticia… pero ¿Cómo? ¿Dónde? ¿A quién? ¿Con quién?

He ido, y sigo en ello, tomando mis decisiones y tomando mis opciones y reconozco un camino que se va recorriendo pero, de vez en cuando, siento arder el corazón con el presentimiento de que algo más espera

Todo llegará. Mientras, intento responder a la preguntita cada vez que llego a un cruce en la vida. Si escucho al Espíritu, acertaré y sino… que el Señor me reconduzca.

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s