¿Soy discípulo de Jesús? (Lucas 14, 25-33)

OBEDECER, RENUNCIAR, POSPONER…

Qué verbos más feos. Ya no se llevan. Cuánta negatividad…

Lo que hemos hecho muchas veces, yo el primero, es edulcorar, matizar, rebajar… pero la voz de Jesús es alta y clara: posponer a padres y a hijos, coger la cruz, renunciar a bienes… Jesús me quiere todo para Él. Libre. Entero.

Sí, sí… tengo que renunciar a determinadas cosas. Sí, sí… tengo que poner a los que más quiero en segundo lugar. Sí, sí… tengo que cargar con la cruz… No hay otro camino para seguir a Jesús. Si elijo otro sendero, podré llamarlo como quiera y vestirlo como me dé la gana pero discípulo, lo que se dice discípulo, no seré.

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s