Y tras la Navidad… martirio (Mateo 10, 17-22)

martirioVaya baño de realidad. Entre luces, villancicos, niño, bolitas del árbol y comidas excesivas… ¡toma chasco! Si alguien estaba haciendo uso de la Navidad para vivir en un mundo happy y descansar en la ensoñación maravillosa de la ilusión y el amor universal… el día de hoy le devolverá brutalmente a la realidad más cruel y dolorosa.

Ese Niño al que adoramos es motivo de confrontación. Sus planteamientos traen problemas. Su propuesta genera incomodidad en muchos. La Verdad no es placentera en el mundo. Cuando me acerco estos días al altar, después de la misa; cuando me acerco a recibir la comunión, digo SÍ a todo esto. No voy a darle un besito al Niño para hacerle cosquillas y cantar juntos el “Dime niño de quién eres”. No. Voy a ponerme a sus pies y a ofrecerle lo mejor que tengo para ayudarle a salir adelante, a llevarlo al mundo, a anunciar su salvación, a amar a los más excluidos…

Baño de realidad post-navideño. Seguramente, muy necesario.

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s