Un Dios ¿con poder?… No interesa (Hechos 4, 1-12)

cadenas_protestaMe ha dado mucho que pensar la primera lectura de hoy, sobre todo el primer párrafo. Habla de indignados así que podemos decir que estamos de rabiosa actualidad. Curiosamente los indignados tras la muerte de Jesús era la clase alta, los sabios, los que manejaban el cotarro. ¿Por qué se indignaban?

El poder… ¡ay el poder! No hay nada que indigne más a un poderoso que otro poderoso que le haga sombra. El poder de influenciar, el poder de condicionar, el poder de salvar o condenar, el poder de controlar la vida de las personas… ¡Qué tentación más grande! Por eso Jesús molesta tanto, ayer y hoy. Porque Jesús rompe de un plumazo esta cadena de poder. ¡Jesús acaba con la espiral de poder, con su perniciosa escalada! Jesús libera y otorga el poder a los humildes, a los que creen en Él y en su Padre. Es un poder que libera, que ama, que se entrega, que cura, que sirve, que sana… lejos del poder opresor de la clase dominante. ¡Por eso están tan indignados aquellos!

Sí, Jesús nos ha dado poder. El poder de cambiarlo todo con la fe y el amor. ¡Podemos! ¿Queremos asumir esto o preferimos seguir dejando que otros nos manejen? Más triste pero tremendamente más cómodo…

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s