Test de buen apóstol. La ISO de una comunidad cristiana (Hechos 4, 32-37)

Yo contrasto mi vida de creyente con este texto y salen algunas coincidencias y algunas no conformidades. ¿Y tú?

En el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común y nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenía.

Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con mucho valor. Y Dios los miraba a todos con mucho agrado. Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían tierras o casas las vendían, traían el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles; luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno.

José, a quien los apóstoles apellidaron Bernabé, que significa Consolado, que era levita y natural de Chipre, tenía un campo y lo vendió; llevó el dinero y lo puso a disposición de los apóstoles.

O nos interpela esto y nos mueve o hemos hecho del seguimiento de Jesús una apuesta acomodada y tibia.

Un abrazo fraterno

Anuncios

Un comentario en “Test de buen apóstol. La ISO de una comunidad cristiana (Hechos 4, 32-37)

  1. En efecto, no siempre vivimos en comunidad como los primeros apóstoles. Inclusive en todos los movimientos de Iglesia, predomina nuestro orgullo personal y egoísmo. Hay que pedirle a la Virgen nos enseñe a ser humilde.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s