Dios me habita y eso… es sagrado (Mateo 7, 6. 12-14)

¿Habéis visto “Siete novias para siete hermanos”? Pues Milly, la protagonista, reza este Evangelio en su primera noche de casada después de mandar a su marido a dormir a otro lugar que no fuera el lecho conyugal. Milly era una perla y, ciertamente, Adam era un cerdo.

“Lo santo”, “las perlas”… lo mejor que uno tiene, lo mejor que uno es, la huella de Dios en uno. Eso es, sin duda, el mayor de los tesoros que poseemos. Lo mejor que tenemos nos ha sido regalado, dado, por Dios y, obviamente, es para beneficio y felicidad propio y para beneficio y felicidad ajena. Es parte de los talentos que el Señor nos pide que multipliquemos. Por lo tanto, la primera tarea a la que nos mueve la Palabra de hoy es a reconocer eso “santo” que vive en nuestro interior, esas “perlas”. No podemos vivir sin reconocer aquello que nos ha sido concedido por amor, gratuitamente. No podemos. Entre otras cosas, es necesario reconocerlo para no desperdiciarlo, tirarlo a los cerdos. Hay que poner en valor nuestro ser más íntimo y más sagrado; reconocerlo como a Dios mismo que vive en mi. Es a Él a quién guardo, es a Él a quién pongo en valor, es a Él a quién protejo, a quién amo.

Existen los cerdos. A veces no son personas malas pero sí es verdad que son incapaces de RECONOCER a Dios en uno. Se ríen. Se divierten. A veces preguntan, contradicen, opinan… hablan como tertulianos de radio sobre rincones extremadamente sagrados de uno. Se atreven a dar consejos, a minusvalorar o a sobrevalorar sin realmente ESCUCHAR el latido vivo de la parte más “santa” que uno tiene. Y no nos podemos permitir ese lujo…

Nuestro tesoro, ese trocito de Dios que vive en mi, merece ser guardado bajo llave; sólo mostrado a aquellos que saben que les estás mostrando un tesoro, que están delante del mismo Dios; aquellos que se descalzan en tierra sagrada, aquellos que lo contemplan en silencio y lo abrazan.

Por último, recordar que ese cuidado, ese trato exquisito, ese descalzarse que pedimos a otros… nos lo tenemos que aplicar nosotros mismos. NO SOMOS CERDOS. No lo podemos ser. Mucho cuidado. Vivamos continuamente contemplando al Dios que vive en cada hermano. Así nunca nos equivocaremos. Miremos más allá y lo encontraremos. Siempre está, aunque no siempre se le reconoce después de pisotones por doquier. Siempre está. Siempre.

Un abrazo fraterno

PERLA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s