Adviento 2013 – #Microrrelato día 12

En la esquina de enfrente sucedió todo. Al otro lado de la calzada. Un padre y un niño pequeño de su mano, que debía de estar cansado de caminar.

El padre se agachó, cogió al niño y se lo puso en los hombros. Su pequeñez se transformó en grandeza, su visión cambió por completo, la sonrisa asomó en su rostro… Oí que el padre le decía: “- Pero sólo un ratito ehhh, hasta que las piernas cojan fuerza otra vez…”

Yo también quise que alguien me llevara en hombros… sólo un ratito.

hombros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s