¿Obediencia o sacrificios? #buenapregunta

Pienso que ni obedecer ni sacrificarse es malo en sí mismo ni tiene por qué ser excluyente. Todos hemos experimentado, yo el primero, en la vida, que a veces hay que obedecer y que a veces hay que sacrificarse y, además, hemos experimentado lo bueno que había en ello al hacerlo.

He obedecido a mis padres siendo niño. Tenía que hacer lo que ellos me dijeran, incluso a veces, muchas veces, sin estar de acuerdo. El hijo debe obedecer al padre, al profesor, al párroco, al agente… a todo aquel que tiene cierta autoridad. El niño no entiende el por qué de esa autoridad pero el acto de obedecer le ha protegido, le ha conducido, le ha enseñado, le ha formado, le ha pulido… Ahora obedezco a mi jefe cuando me manda hacer algo y sigo obedeciendo, de otra manera tal vez, a las autoridades que sigue habiendo en mi vida. También obedezco a la Iglesia, a veces también sin entender.

Me he sacrificado, y lo sigo haciendo. Haciendo, no lo que me apetece, sino lo que desean mis hijos. A veces veo el programa que mi mujer quiere o compro aquello que a otro le gusta. Me sacrifico cuando decido trabajar yo en lugar de otro compañero. Me sacrifico cuando resisto y me esfuerzo y no tiro la toalla al primer atisbo de sufrimiento.

Pero la Palabra hoy nos plantea esta disyuntiva para que nos definamos como creyentes. ¿Qué estilo de creer tengo yo? ¿Soy de los piensan “comprar su parcela en el cielo” a base de sacrificios y ya? ¿Soy de los que eliminan al Espíritu de la ecuación y me quedo sólo con la ley y sigo su letra y nada más? ¿Soy de los que va a misa porque hay que ir, de los que da limosna porque hay que dar, de los que reza 30 porque es mejor que 20? ¿Soy de los que cumplen pero no viven? ¿O soy de los que ponen a Jesús en el centro de su vida? ¿O soy de los que decide vivir pobre para compartir con otros? ¿O soy de los que confían y ponen sus talentos al servicio de todo el que los necesite? ¿O soy de los que ven el rostro de Jesús en el otro y salen a su encuentro y dan la vida por él?

Hay que elegir. Yo elijo lo segundo. Intento obedecer al Señor Jesús y vivir como Él vivió. Lo primero, subyace también. Que el Espíritu me asista continuamente para no tener miedo. El Cielo no se gana. El Cielo se me regala.

Un abrazo fraterno

canarias 212

Anuncios

2 comentarios en “¿Obediencia o sacrificios? #buenapregunta

  1. Me ha gustado el comentario al Primer Libro de Samuel 15,16-23.
    “¿Quiere el Señor holocaustos y sacrificios o quiere que se obedezca su voz? La obediencia vale más que el sacrificio; la docilidad, más que la grasa de carneros”

    Me gusta

  2. Creo que son las dos caras de la misma moneda y su complemento es el amor. Por qué amo a Jesús, por que Maria me enseña el camino hacia Él…. El obedecer tiene sentido y el sacrificio también, cuando amo no existe sacrificio, me mueve ese amor y entrega, no lo percibo como sacrificio o es menos sacrificio por que mi corazón está involucrado…. Puede que a veces mi sintonía tenga una mala conexión… Y es entonces cuando aparecen las interferencias…estoy
    Teniendo una mala sintonía… Llámese con los compañeros, amigos, familia,hijos… Estamos en distintas frecuencias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s