Los que estamos acostumbrados a guardar información muy relevante en nuestro teléfono o en nuestro MAC o en nuestro PC, sabemos la importancia que tiene hacer copias de seguridad cada cierto tiempo. Un fallo mecánico, eléctrico, un error humano… podría dar al traste con esos datos vitales que, con tanta estima, decidimos salvar en nuestras memorias permanentes. Y qué decir de la buena costumbre de crear dispositivos de arranque por si un día hay que recuperarlo todo desde el comienzo…

Jesús fue el inventor del backup de seguridad y si no os lo creéis, leed el Evangelio de hoy.

Quien guarda mi palabra no sabrá lo que es morir para siempre” le dijo a la gente que lo escuchaba. Y es que la información vital hay que guardarla y protegerla en lugar seguro. Esa información nos permitirá “resucitar” cuando nos vayamos al traste.

No es suficiente con escuchar a Jesús. No es suficiente conque nos parezca majete. No es suficiente con pensar que haciendo un poquito el bien y siendo buenas personas, todo está hecho. Hay que guardar, salvar, proteger. Hay que dejar que su Palabra cale, eche raíces, se esconda en los pliegues más íntimos de nuestro ser. Hay que repartirla en otros, rodearnos de personas que compartan esa información y me dejen disponer de ella en momentos de catástrofe. Hay que poner esa Palabra en práctica para que se salve correctamente en nuestro ser.

Puede llegar un virus e infectar el alma. Puede llegar un hacker y atacar a través de nuestras debilidades, agujeros de seguridad. Puede morir el disco o la memoria de nuestro entramado espiritual. Y necesitamos de dónde tirar para restaurar el sistema.

La suerte es que una copia también se guarda en la nube… y Jesús dispone de la información relevante de todos.

Un abrazo fraterno

3-cloud-computing-1024x576