Ayer me decía una persona a la que mucho quiero, que le gustaban más los posts cuando los escribía sin pensar tanto en quién los iba a leer… Esas entradas más mías, sin mayor objetivo que el de compartir conmigo mismo lo que me hacía sentir la Palabra al orarla. Me dio qué pensar… y qué sentir.

Hoy me encontré con la lectura de los Hechos y me llené de fuego. Ese ardor que uno siente cuando lee una historia que le toca lo profundo y enardece las entrañas. Veo a unos hombres esclavos, apaleados, humillados, encarcelados… por una “plebe” que no acepta su palabra; una “plebe” molesta, revuelta. Estos hombres no reúnen firmas, ni protestan, ni se revuelven, ni siquiera piden a Dios su liberación y claman contra la injusticia. Estos hombres se entregan a la oración. Y luego viene todo lo demás.

La oración como principio. La oración como ingrediente. La oración como fermento. La oración como pilar, como suelo, como base. La oración como origen. Una oración que sacude y abre las puertas de todo aquello que me aprisiona, que me esclaviza. ¿Para qué? Para ser testigo auténtico del Señor y llevar su Palabra a los demás.

El mundo no se convertirá sin mi oración. El mundo no se convertirá mientras no sea yo el primer liberado, mientras mis cadenas no se rompan, mientras no me sienta auténticamente salvado por el  Señor Jesús. En el mundo no voy a encontrar comprensión ni aceptación. Las “plebes” nunca son convertidas en masa. Sólo el encuentro uno a uno con los “carceleros” del mundo irán transformándolo todo… 

Capto el mensaje Señor. Rezar para ser liberado. Liberarse para encontrarse. Encontrarse para predicar. Predicar para salvar.

Un abrazo fraterno

Un-policía-y-un-manifestante-lloran-juntos.-Sofia-Bulgaria-2013.