Mi Dios no es de oro ni de plata ni de piedra. Mi Dios se hizo hombre. Mi Dios nació, sintió el frío del invierno. Mi Dios supo lo que es el abrazo de una mamá y el cuidado de un papá. Mi Dios jugó, como cualquier niño. Mi Dios tuvo una familia y cumplió con ella. Mi Dios sabe lo que es marcharse de casa, siguiendo una llamada. Mi Dios conoce el desierto, su aridez, su calor abrasador, su horizonte inalcanzable. Mi Dios sintió hambre y sed. Mi Dios fue tentado y venció la tentación. Mi Dios conoce el rostro del Mal. Mi Dios tuvo amigos y se alegró y se decepcionó con ellos. Mi Dios supo lo que es el cariño de la gente pero también conoció el rechazo, la injusticia, el desprecio. Mi Dios tuvo miedo y lo abrazó. Mi Dios conoce el sonido del sufrimiento, del SUFRIMIENTO en mayúsculas. Mi Dios me salvó y me abrió las puertas de la Vida.

Mi Dios tiene rostro, fragancia, tacto, gusto y oído para escucharme. Mi Dios está tan cerca de mí que me equivocaría si lo buscara muy afuera. Mi Dios me llama por mi nombre y me enseña a pronunciar el suyo. Me ama como nadie, apasionadamente hasta la extenuación.

¿Qué Dios hay así?

Un abrazo fraterno

Jesús