En lo que a Dios se refiere, todos estamos llamados a dar a luz, a traer al mundo la Luz. Esa es posiblemente una vocación compartida entre todos, que unos aceptan y otros no.

Lo que parece claro es que, en ese “dar a luz” al que me llama Jesús, aparecerán la tristeza y la alegría. La tristeza, primero. La alegría, después. No mola el plan. A mí me gustaría que fuera al contrario. Pero desde mi ser padre de tres criaturas entiendo el planteamiento. Es muy difícil explicar a quién no ha experimentado la maternidad y la paternidad, cómo se vive esa alegría que brota de lo, aparentemente, inexistente. O como esa alegría compensa en su totalidad todo la tristeza y el sufrimiento que también trae consigo el proceso.

Jesús no quiere una panda de amiguetes alegres y satisfechos, resabiados, respetadísimos, acomodados… Jesús no quiere burgueses espirituales. La “clase media” espiritual no sirve. Esto no va de eso. Jesús quiere hombres y mujeres pecadores, sedientos de Dios, en búsqueda de la Verdad que sacie sus vidas, insatisfechos pero abiertos al encuentro con Él. ¡Cuánta energía gasto a veces en ser de los primeros sin darme cuenta que el camino es el segundo!

Todo a tus pies Padre. Amén.

Un abrazo fraterno

Exif_JPEG_422