NO HAGÁIS FRENTE AL QUE OS AGRAVIA

Así comienza el Evangelio de hoy. Me reafirma en muchas cosas. Es la verdad. Podría decir otra cosa pero es lo que siento. Siento que hoy, el Señor, me anima a seguir comportándome de la misma manera ante ciertos agravios en esta España nuestra. A algunos, mi silencio les parece una falta de compromiso. A otros, miedo. Otros no entienden que no colabore en defendernos… No sé… Yo siento que hoy, el Señor, me entiende y que yo intento hacer vida esta Palabra suya.

Estoy harto de recogidas de firmas, de exigencias de respeto, de campañas defensivas… ¿Quién pone la otra mejilla aquí? ¿Quién ofrece su túnica? Queremos defendernos con las mismas armas de quién nos ataca, aunque las vistamos de otra manera. Nos indignamos y clamamos al cielo porque entran en nuestras iglesias, nos insultan, nos faltan el respeto… ¿Es todo esto peor que los latigazos, que la traición, que la cruz? ¿Cómo respondió nuestro Señor a la injusticia del pecado que se vertía sobre Él?

No es un tema fácil. La frontera es fina. Pero yo, por ahora, lo seguiré rezando y seguiré aceptando.

Un abrazo fraterno

pintadas