Mi hijo estudió este año las unidades de medida. Se pasó el curso haciendo equivalencias, cambios de unidades, etc. La clave de cualquier sistema de medida es su medida de referencia. El metro, el gramo, el segundo… lo que sea. Es algo invariable y alrededor del cual se construye el sistema. Si la base fuera voluble… difícilmente se podría medir nada.

En nuestras relaciones, inevitablemente, también aplicamos sistemas de medida. Hay personas que ponen el listón muy alto y otros se ponen una referencia de pequeñas dimensiones. El Evangelio de hoy nos vuelve a recordar la clave del sistema de medida: la referencia es inmutable. Si el listón es alto lo será también para mí. Si el listón es benévolo, lo será también para mí. Lo que no puede es cambiar.

Y justamente hoy esto viene al pelo ante la irrupción sufrida por el dirigente de PODEMOS, Pablo Iglesias, en su conferencia de esta mañana en el hotel Ritz. He leído, con desagrado, comentarios de tuiteros católicos, hartos de condenar esas acciones cuando somos los cristianos, políticos del PP, etc. quienes las sufrimos, pero incapaces hoy de utilizar la misma medida con Pablo Iglesias… Me produce tristeza. Cuidado con las medidas y las referencias que luego nos pasan factura…

Un abrazo fraterno

Archivo682