Sí importa. No lo que tú mides sino cómo usas la regla para tomar las medidas de los que te rodean.

Cuando leo esto me doy cuenta de lo exigente que soy con tanta gente, de la lupa que uso con muchos de los que más me quieren y a los que más adoro. Exijo, exijo, exijo… no paso una, me molesto si no dan la talla, me enfado si no llegan a la medida mínima de mis aspiraciones.

El Señor me anima a echarme un vistazo a mí mismo y a aprender a ser igual de laxo con los demás, que me quieren, probablemente, sin tampoco dar la talla en su escala de medición.

La medida sí importa. Yo no soy feliz midiendo con tanta exigencia. Ni los demás. Como siempre, toca girar la cara a Dios y dejarse amar por su medida colmada y generosa. Olvidarme de mí y sólo tener ojos para el amor.

Un abrazo fraterno