La lectura de Isaías de hoy es el núcleo de mi fe, el núcleo de mi esperanza, el núcleo de todo aquello que resulta incomprensible en la tiniebla y que, la oscuridad intenta ocultar cuando nos acecha.

Ese es mi Dios. Un Dios que no se olvida de mí, que está siempre, que sale a mi camino para auxiliarme, que me llena de gracia y bendiciones aún en el mayor de los sufrimientos. Ese es mi Dios.

Jesús así lo confirma: un Padre que viene a llevarnos a la Vida y que nos grita ¡Venid!

Un abrazo fraterno