“No sé cómo lo haces”. Esta es una frase que me han dicho muchas veces, en referencia a la manera de manejar una vida con esposa, tres niños, trabajo, estudios, voluntariado, participación en televisión y radio, iMisión, comunidad escolapia, etc. Realmente es difícil de explicar, por no decir que yo no tengo la explicación. No soy un superhéroe, ni alguien superdotado, me considero parecido al resto, pero creo firmemente en algo que viene a decirnos la Palabra de hoy.

San Pablo, en su carta a los Corintios, nos transmite cómo Dios multiplica los frutos de quién da. Es, en esencia, lo que sucedió con aquel niño que ofreció sus panes y sus peces para que Jesús obrara el milagro. Si uno da lo que tiene, si uno siembra, si uno apuesta por vaciarse por los demás… Dios consigue lo que nadie es capaz de explicar desde el punto de vista humano. Esto no es algo exclusivo del creyente. Cualquier mujer, por ejemplo, madre, trabajadora, esposa… sabe lo que es hacer “magia” para conseguir que sus hijos y su marido estén cuidados y se sientan queridos, para sacar el trabajo adelante, llevar la casa dignamente, etc. La madre, como prototipo de “la que se da”, es también el prototipo de “la que multiplica”.

No creo que yo sea mejor que otros por experimentar esto. Dios se nos manifiesta a cada uno de la manera que considera conveniente. Él dirige nuestras vidas, nos conoce, y nos da lo que necesitamos. A otros les sostiene en su enfermedad, en su debilidad, en su silencio… yo percibo su milagro en mí en esta fortaleza, esta capacidad, este multiplicar que no sale de mí sino de Él. Ojalá los frutos lleven a las personas a Él y su Espíritu me aleje de la soberbia y del engaño.

Así sea.