Jesús siempre trae novedad. Siempre. Aunque uno sea ya una persona de edad, aunque uno lleve siendo creyente desde hace tiempo, aunque uno sea un profesor desde hace más de 30 años, aunque el matrimonio celebre sus bodas de plata… Si se mira a Jesús, siempre estamos llamados a cambiar, a hacernos nuevos.

Las familias no podemos quedarnos al margen de esta realidad. Como familia estamos llamados a no anquilosarnos, a no caer en las rutinas que nos conducen a la comodidad espiritual, afectiva y emocional. Sí, crecemos juntos, somos los mismos, pero cada día nos presentamos como familia ante el mundo y estamos llamados a actualizar nuestro testimonio y a responder a todo lo que se presenta ante nuestros ojos. Estamos llamados a estar atentos a lo que pasa dentro y a lo que pasa fuera y siempre con la intención de cambiar aquello que no sirve para amarnos mejor dentro y que no sirve para amar mejor fuera.

“Hacerse nuevo” no está exento de dificultades. Hacerse nuevo conlleva, por lo de pronto, ser capaz de descubrir y aceptar todo aquello que ya se nos ha quedado caduco, que se llenado de sombra, de moho, todo aquello que ha perdido el sabor… No es fácil aceptarlo. Y una vez descubierto y aceptado… hay que deshacerse de ello. No se puede crear algo nuevo “sumando”, “añadiendo”… sino más bien podando, limpiando, vaciando, quemando… ¡Hay que hacer sitio!

Yo estoy manos a la obra. ¿Y tú? ¿Te atreves?

Un abrazo fraterno