Star Wars, capítulo III.¿Os acordáis? La conversación entre Palpatine y el joven Skywalker. No hay tanta diferencia entre un Jedi y un Sij… La única diferencia es al servicio de quién ponen sus dones… Pues eso. Más claro agua.

No sé si George Lucas se inspiró en las lecturas de hoy para esa conversación pero me la han recordado inevitablemente, sobre todo la carta de Pablo y el salmo. Yo debo optar también. ¿Al servicio de qué y quién pongo mis dones? ¿Qué frutos recoge Dios de mi acción, de mi decisión, de mi opción?

El Evangelio hoy ni lo toco. “No he venido a traer la paz al mundo” dice Jesús. El amor abrasa. El amor quema. El amor cuestiona. El amor interpela. El amor saca de quicio al mal. A mayor amor, mayor reacción del maligno. A más Dios, más infierno… hasta la victoria final.

Un abrazo fraterno