Hoy estuve un ratito en el oratorio del cole con los niños de 5 años, de 3º Infantil. Nos tocaba redescubrir y repasar la oración del “Padre Nuestro” y, aprovechando la coyuntura y que ellos están emocionados aprendiendo a leer, imprimí cuatro folios con cuatro letras, una por folio, a tamaño 300. Eran dos P y dos A y formaban la palabra PAPÁ.

Perdemos mucho de vista si nos olvidamos de nuestro ser hijos. Perdemos, creo yo, la esencia, lo nuclear, de nuestra relación con Dios. Toda imagen de Dios que no inluya su ser “papá” está distorsionada, manipulada, envenenada, incompleta o como cada uno quiera. No hace falta explicar las consecuencias de esto… Papá…

El Evangelio de hoy es buena prueba de ello. Jesús actúa desde un Dios que es “papá”. Los demás no actúan desde ahí. He ahí la diferencia. He ahí la posibilidad de salvar la vida de una persona o dejar que se pasen sus días encorvada e influenciada por el mal.

Papá… te quiero. Papá, te necesito. Papá… no quiero dejar de ese hijo tuyo nunca.

Un abrazo fraterno