Ha hecho un mes ya desde que comencé mi tarea en la Oración Continua, acompañando a los niños y niñas, desde 3º de Infantil (5 años) hasta 6º de Primaria (11 años), una vez a la semana, al oratorio del cole.

El oratorio del cole de Salamanca es un oratorio acogedor, que invita a compartir un rato con el Señor. Es amplio y toda una clase cabe sin agobios, lo que es importante. Los días previos a octubre me dediqué, con mis hermanos de comunidad, a “redecorarlo” un poquito para hacerlo, además de acogedor, alegre y, además de alegre, flexible.Es un oratorio en el que, ahora, puedo hacer muchas cosas con los chavales en el ratito de oración que comparto con ellos.

Después de un mes puedo decir que la experiencia está siendo muy gratificante. Creo que los niños y niñas perciben en mí a alguien distinto a un profesor, que a la vez es profesor, pero que no les enseña lo que les enseña el profesor en los lugares habituales del profesor. Ellos se entienden y yo también. El simple acto de salir de clase y venir al oratorio no deja de ser una pequeña “peregrinación” que, cada semana, cada clase realiza. Es algo que simboliza muy bien lo que es la oración, en el fondo: hacer una pausa en mis quehaceres cotidianos para dedicar un rato al Señor en exclusividad.

El rato de oración comienza siempre con un saludo, igual que el arcángel se presento a María. Ellos entran al oratorio y saludan al Señor, normalmente con un gesto corporal. Es emocionante ver el saludo de algunos, más digno y sentido que el de muchos eclesiásticos de alto copete. Ellos saben que el Señor está en el Sagrario y, a su manera, no pasan de largo. Luego soy yo el que les saluda a ellos y les intenta situar en un ambiente de cercanía y confianza, que creo que es propio de los lugares en los que Jesús se hace presente. Desde el principio, cuando me visualicé en estos ratos, deseé que el oratorio fuera una pequeña “Betania” y no un lugar de instrucción religiosa. Los niños y niñas deben sentirse en casa, con Jesús, y deben permitirse ser lo que son, con los límites lógicos del respeto pero sin necesidad de estar rígidos, temerosos o abrumados por una autoridad que les acobarda.

Todos los días tenemos un primer rato de silencio, de oración personal. Buscamos una postura cómoda, cerramos los ojos y hacemos silencio para contarle a Jesús, desde el corazón, cómo estamos, qué nos preocupa, qué planes tenemos, cómo nos ha ido la semana… Jesús es un amigo que escucha sin reparos ni condiciones. Luego de ese minuto o dos, también roto a veces por risas, ruidos o vocecillas, ponemos en común cómo nos hemos sentido. Es importante saborear y ser consciente de cómo nos hace sentir y las emociones que nos provoca estar delante del Señor a solas y en silencio. Saber si me agrada, si me relaja, si me trae paz, si me cuesta, si me pone nervioso… ¡Qué importante poner delante de Jesús también las dificultades que tenemos para orar!

Y se hace la luz y se enciende la vela, como previo paso a escuchar la Palabra. La luz… qué fácil es ver para qué sirve la luz… Es Dios entrando por nuestros sentidos… Toca escuchar. Noé, Moisés, Abrahám, Jesús, parábolas como la perla, el tesoro escondido… Muchas cosas han ido saliendo y, en cada ocasión, yo he buscado la ayuda de Dios para saber cómo ayudarles a interiorizar lo que Jesús hoy nos dice. Algunas cosas se repiten: Jesús te quiere, Jesús en el centro, Jesús siempre contigo, confianza en Jesús, Jesús te llama… la felicidad, tu felicidad… en Jesús.

Con los pequeñines de Infantil todo es un reto. Ellos vienen, saludan y ven al Señor en el centro. Por ahora es suficiente. Comparten y piden y dan gracias por lo más básico y concreto de nuestras vidas… ¡Cuánto que aprender los adultos, que rezamos sin poner palabras y pedimos sin poner nombres, que nos perdemos en conceptos, raciocinios y deseos…!

Los mayores de 6º ya son capaces de compartir mucho de ellos, de sus preocupaciones y de una visión del mundo que les rodea más compleja. A a vez, ya me encuentro con personas que no son capaces de no interrumpir, de no molestar, de disfrutar y aprovechar el rato que les regalan. Sigo pensando si algo debo cambiar. Tal vez sólo deba incrementar mi oración y ponerlos delante del Señor… no sé. Estas cosas me generan dudas.

Yo estoy feliz, contento, satisfecho y muy lleno de Dios por pasarme con todos ellos horas y horas rezando. Ojalá todos pudiéramos hacer lo mismo.

Un abrazo fraterno