La tiniebla se revuelve ante la luz (Mc 1, 21-28)

Qué manera tan distinta tenemos de relacionarnos cuando lo hacemos desde Dios o cuando lo hacemos desde la oscuridad que también está presente en nosotros. Yo podría enumerar ahora mismo cómo yo mismo percibo en mí indicativos de cuándo me muevo desde la luz y cuándo lo hago desde la tiniebla. Seguramente, la persona que tenga delante también lo nota.

La tiniebla nos lleva a increpar, a revolvernos, a exigir, a retar, a mirar con desdén, a infravalorar, a despreciar… La luz nos lleva a empatizar, a acercarnos, a mirar, a acariciar, a comprender, a preguntar, a valorar, a agradecer…

El Evangelio nos muestra claramente esto cuando nos imaginamos esa escena de Jesús con el hombre poseído. ¡Cómo se planta delante de Jesús! ¡Qué chulería grotesca! Creo que, en el fondo, es una soberbia fundada en la cobardía, en el saberse nada ante Jesucristo. Aún así, cuántas veces nos encaramos de esa manera ante la vida cuando percibimos que alguna ficha se nos va a cambiar de sitio…

Yo quiero luz, Señor. Y quiero que se me note.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s