Cuántas veces yo también desecho la piedra angular en mi vida. Opto por personas, por aspectos, por cosas… que no son primordiales, que no me hacen feliz, que no me hacen crecer, que no me hacen bien… Tal vez me reportan placeres momentáneos. Tal vez me ayudan a jugar un rato y pensar que la vida también es risa, poder, seguridades terrenas, etc. Pero en lo hondo del corazón, sé que no, que no son Él.

Señor, en esta Cuaresma quiero seguir poniéndote más en el centro. Lo conseguiré con tu ayuda. ¿A que sí? Yo quiero, pero flaqueo. Ayúdame.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Anuncios