#Obedecer a Dios antes que a los hombre

Pues vivimos unos tiempos en los que nos vamos a encontrar a menudo con esta tesitura, porque obedecer a los hombres significa, a veces, ir en contra de lo que trae el Reino de Dios a la Tierra.

Por lo de pronto, obedecer ya no nos resulta fácil. Es un verbo obsoleto, de cuando se maltrataba a los niños en la escuelas y las mujeres no movían un dedo sin que lo supieran sus maridos. Es un verbo marcial. Cualquier día lo quitamos del diccionario por atentar contra las libertades adquiridas con tanto sufrimiento. Lo curioso es que yo a mis hijos les pido que me obedezcan unas cuantas veces y yo obedezco también a mis superiores, por ejemplo.

Si me apuráis nos gusta obedecer al mundo, incluso, y nos plegamos a lo que nos imponen culturalmente, estéticamente, económicamente, socialmente… pero a Dios se lo cuestionamos todo.

Señor, dame valor para no abandonarte nunca, para seguir tus pasos y para obedecer tu Palabra.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Anuncios

Un comentario en “#Obedecer a Dios antes que a los hombre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s