Perder la vida #darse

Preciosa la historia de Eliseo y la mujer de la primera lectura de hoy. Así quiero ser, como ella. Puertas abiertas, casa a disposición, hogar para todos.

Cuando mi mujer y yo nos casamos, fue tal vez la mayor certeza de nuestro proyecto matrimonial: brazos abiertos, casa abierta, familia abierta, hogar para todo el que lo necesite. Creo que lo hemos ido cumpliendo, a veces con las dudas de si estábamos descuidando el “hacia adentro” y también con la intuición de que ese “hacia adentro” se construye siendo “hacia los demás”.

No se puede seguir a Cristo de otra manera. Los muros, las puertas cerradas, los secretos, las autoreferencias, las vivencias “estufa”… no son propias de aquellos que siguen con alegría al Señor.

Vayamos hacia el otro. Dejemos que entre. Y que el Reino siga creciendo.

Un abrazo fraterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s