Buscar

A la luz de la Palabra

Reflexión íntima y compartida en la red

Familias: nunca caducas, ¡siempre nuevas!

Jesús siempre trae novedad. Siempre. Aunque uno sea ya una persona de edad, aunque uno lleve siendo creyente desde hace tiempo, aunque uno sea un profesor desde hace más de 30 años, aunque el matrimonio celebre sus bodas de plata… Si se mira a Jesús, siempre estamos llamados a cambiar, a hacernos nuevos.

Las familias no podemos quedarnos al margen de esta realidad. Como familia estamos llamados a no anquilosarnos, a no caer en las rutinas que nos conducen a la comodidad espiritual, afectiva y emocional. Sí, crecemos juntos, somos los mismos, pero cada día nos presentamos como familia ante el mundo y estamos llamados a actualizar nuestro testimonio y a responder a todo lo que se presenta ante nuestros ojos. Estamos llamados a estar atentos a lo que pasa dentro y a lo que pasa fuera y siempre con la intención de cambiar aquello que no sirve para amarnos mejor dentro y que no sirve para amar mejor fuera.

“Hacerse nuevo” no está exento de dificultades. Hacerse nuevo conlleva, por lo de pronto, ser capaz de descubrir y aceptar todo aquello que ya se nos ha quedado caduco, que se llenado de sombra, de moho, todo aquello que ha perdido el sabor… No es fácil aceptarlo. Y una vez descubierto y aceptado… hay que deshacerse de ello. No se puede crear algo nuevo “sumando”, “añadiendo”… sino más bien podando, limpiando, vaciando, quemando… ¡Hay que hacer sitio!

Yo estoy manos a la obra. ¿Y tú? ¿Te atreves?

Un abrazo fraterno

Jesús, el Cristo, nos mira en nuestras fronteras

Llevo días dándole vueltas a qué hacer para ayudar a nuestros hermanos sirios, iraquíes, afganos… que se agolpan en nuestras fronteras pidiendo ayuda, huyendo del horror, de la guerra, de la pobreza, del sufrimiento… Llegan en barco, patera, tren, caminando… Llegan cargados de hijos, nietos, hermanos, abuelos… Cargados de personas, historias y esperanza, con pocas cosas.

Si alguno todavía está buscando a Cristo, me atrevo a afirmar que hoy está en cada uno de esos rostros, atrincherado en nuestras fronteras, mirándonos y pidiendo que tendamos la mano y amemos. Es la misma parábola del samaritano en versión siglo XXI, en versión gran formato, en la puerta de nuestra casa.

Hay que dar el paso. No esperar a ponernos de acuerdo. No mirarnos unos a otros. No. Dar el paso y darlo yo. Coger al hermano, llevarlo a casa y curarle.

Un abrazo fraterno

El amor, con amor se paga

La suegra de Pedro no es ni siquiera un personaje secundario del Evangelio, es, prácticamente, circunstancial. Sale en este pasaje, el de hoy, y no recuerdo si en alguno más. Gracias a esta referencia sabemos que Pedro estaba casado, que tenía una casa familiar, etc.

Pero siendo un personaje tan poco referenciado, si uno lo piensa, tiene su “aquél”. Por lo de pronto, ¿qué pensaría, como suegra, de su yerno, que pasaba últimamente poco por casa y atendía poco a su esposa? ¿Qué pensaría esa mujer de las andanzas, de los viajes y de las elucubraciones sobre Jesús de su querido Pedro, el marido de su hija? Nada se sabe de todo esto. Siendo mujer, por otra parte, poco importaría su opinión. Aunque, bien mirado, siendo mujer, igual captaba también mejor que nadie lo cautivador y salvífico del Nazareno con el que se iba su yerno…

El caso es que contemplo hoy una escena de curación. Esta mujer, la suegra de Pedro, estaba enferma y Jesús entra en su casa y la cura. Contemplo un encuentro personal entre ella y el Maestro. ¡Qué más quisieran algunos! Encontrarse cara a cara con Jesús… No sólo un encuentro sino un encuentro íntimo, en casa, allí donde ella era, precisamente, ella misma. Es ahí donde Jesús quiere encontrarse también conmigo, es ahí, en mi verdad más cotidiana donde quiere sanarme. Jesús sana a la mujer.

Pero lo que hoy me ha llamado más la atención es la reacción de la suegra de Pedro tras ser sanada: se puso al servicio. No cabe otra reacción si el encuentro con Jesús ha sido de verdad. Pienso, incluso, que si no hay esa reacción es que no ha habido encuentro íntimo con el Señor. El amor recibido por Jesús no puede ser pagado más que con amor. No hay otra moneda de cambio. Y un amor que nos lleve a servir a aquellos que ahora necesitan de nosotros igual que nosotros necesitamos al Señor.

Precioso mensaje el de hoy. Ojalá yo, que también me siento amado y sanado por el Señor en esta nueva etapa, esté a la altura del bien recibido.

Un abrazo fraterno

Queremos ser de Dios sin Dios… imposible

A veces uno parece ofuscarse y querer hacer lo que, a la postre, no sale. El desánimo cunde ente las comunidades, entre las parroquias, en los colegios, en nuestra misma vida personal diaria… Levantamos los ojos al cielo sin entender qué es lo que no hacemos bien, por qué aquel que nos ha enviado no hecha una manita… Leo el Evangelio y me parece precioso lo que Jesús lee en la sinagoga, la palabra de Dios a través del profeta Isaías, pero me lleno también de inquietud al ver que yo no soy capaz de anunciar libertad a los cautivos, de ser esperanza entre los pobres, de dar vista a los ciegos…

Es entonces cuando acudimos a las innovaciones tecnológicas, a otros métodos, a nuevas maneras de comunicar y hablar de Dios… Cambiamos nuestras formas, yo las mías, pensando que el éxito en la misión se consigue de la misma manera que el éxito en el mundo. Y no es así. La clave de la profecía de Isaías es la primera parte: “El ESPÍRITU DEL SEÑOR ESTÁ SOBRE MÍ”.

¡Claro que tengo que pensar cómo hacer las cosas, cómo usar los lenguajes de hoy, cómo integrar la técnica y las redes en la evangelización…! Pero nada servirá si olvido lo esencial: estar lleno de Dios. La Iglesia nos ha enseñado desde antiguo cómo estar llenos de Dios: oración frecuente, lectura de la Palabra, participación en los sacramentos, vida comunitaria, etc, etc, etc…

Este es mi objetivo en este comienzo de curso tan interesante para mi familia y para mí: centrarme en lo importante y lo demás… llegará.

Un abrazo fraterno

Bájame del pedestal, Señor, que no te veo

¿Qué soy y qué le enseño a los demás? ¿Qué pienso y luego qué soy capaz de decir? ¿Qué creo y qué expreso públicamente? ¿Qué siento y qué escondo? La pregunta es… lo que Dios y yo sabemos de mí mismo… ¿es lo que muestro a los demás?

Siempre me ha parecido uno de los pasajes más duros del Evangelio, éste de los sepulcros blanqueados; de los más duros y, a la vez, de los más claros. Aquí no hay que ser perito teológico para entender lo que Jesús denuncia con enfado. Un pasaje que nos muestra, además, la salud emocional de un Jesús que reacciona enfadado ante la actitud demoledora con los más pequeños y pobres de aquellos que se presentaban como “luz” y “sabiduría”. Es el enfado que provoca ante Dios el arrogante, el soberbio, el creído, el que se cree que son sus méritos los que le salvan.

Si contemplo el Evangelio yo quiero ser el pequeño y humilde que nada tiene de lo que gloriarse. El pequeño que necesita de Jesús, que necesita acudir a Él, escucharle, tocarle el manto… En cambio me reconozco entre aquellos engreidos que, a veces, enfadan al Señor con su “crecida”, desde su “pedestal”. Me reconozco así en mi familia, en mi comunidad, en el entorno…

Señor, no quiero enfadarte. Señor, no quiero ser sepulcro blanqueado. Señor, no quiero creer que soy más, que sé más, que valgo más… que otros, sencillos, pequeños, humildes. Yo quiero ser de esos, Señor; yo quiero necesitarte.

Un abrazo fraterno

Salamanca: primeras vísperas de la comunidad conjunta

Ya estamos todos, bueno, menos los niños. El día grande de Calasanz se comienza juntos, en comunidad. ¿Hay otra manera mejor que celebrar una fiesta en casa, en familia, con los hermanos que Dios te ha regalado? Probablemente no.

Mi mujer y yo ya nos hemos incorporado a nuestra nueva comunidad, una nueva aventura a la que nos llama el Señor a religiosos y laicos de esta Provincia nuestra llamada Betania. Ayer, comentando en la cena, el rector contaba las innumerables preguntas que le habían hecho durante el verano acerca de esta realidad de comunidad escolapia conjunta (religiosos y laicos) y nos reíamos intentando encontrar una respuesta que, todavía, no tenemos ninguno.

El sol ha salido ya en Salamanca y en unas horas celebraremos la Eucaristía con parte de la comunidad educativa de la presencia escolapia aquí. Miro atrás y me deleito recordando el día de ayer, cuando Esther y yo aterrizamos juntos en esta nueva realidad, en esta nueva ciudad, en esta nueva casa, con esta nueva familia. Me deleito y doy gracias por los primeros momentos, siempre importantes, de andadura juntos. Fue algo especial ver la sonrisa de Antonio y Jesús cuando bajaron del tren y nos vieron esperándoles en el andén. Fue algo especial el ratito que compartimos por la tarde viendo la tele y echándonos unas risas con el “Ahora Caigo” de Antena 3. Fue algo especial rezar las vísperas de Calasanz, juntos por primera vez, en la capilla de comunidad. Y algo especial compartir la cena, contar anécdotas, abrazar a Manel y a Lluis cuando llegaron, cargar su equipaje y meterlo en casa, acompañarles en la cena y programar un poquito el día de hoy. Y hablar de niños y jóvenes y misiones y escuelas y viajes y … y… y… ¡Y escuchar a Jesús valorando la posibilidad de que los niños le llamen “abuelito”!

La acogida no ha podido ser mejor por parte de todos. También conocimos a los que yo llamo “las fuerzas vivas” de toda obra humana. Fue un placer conocer a Jesús el de mantenimiento, a Pepín el cocinero, a Juan el de portería, a Noelia la de secretaría, a Vanesa la de administración, a Pilar la de la limpieza… Personas cada una con sus nombres y apellidos y con un trabajo fundamental para que todo salga adelante. Darnos un abrazo, estrecharnos las manos, escucharnos por primera vez y compartir brevemente, y a vuelapluma, las primeras inquietudes y preocupaciones del trabajo que desarrollan y del que se viene encima en este curso que nace. Mucho nos tendremos que escuchar y mucho nos tendremos que querer todos…

Los niños están todavía con los abuelos. Ellos todavía pueden disfrutar unos días más de sus vacaciones pero en una semana los tendremos aquí, ya, formando parte de esta casa tan bonita. Los esperamos con ganas todos. Ellos van a ser el alma de esta comunidad, como lo son de cualquier sitio en el que están. Por ellos, por los niños, nació la Escuela Pía. Por ellos, por los niños, Calasanz se acercó más a Dios sirviendo a los más pobres. A ellos les debe su santidad.

Las mañanas ya son frías en la capital charra y, aunque el sol luego calienta con fuerza, empezamos a acostumbrarnos a esta tierra, ya nuestra, que tan bien nos ha recibido. Pedimos a nuestros hermanos religiosos y a todos nuestros hermanos fraternos que se acuerden de nosotros en sus oraciones y nos encomienden en este día del Fundador. Que sepamos, con nuestras debilidades y pobrezas, dar continuidad a su obra y dar mayor gloria a Dios con nuestras vidas.

Un abrazo fraterno

P.D.: La comunidad escolapia de Salamanca la forman el P. Jesús, el P. Manel, el P. Antonio, el P. Eloy, el P. Lluís y la familia Casanova-Morales (Santi, Esther, Álvaro, Inés y Juan). Para servirles… :-)

No le tengas miedo a tus dudas. Yo quiero tu fidelidad…

“Perdón, si el Señor está con nosotros, ¿por qué nos ha venido encima todo esto? ¿Dónde han quedado aquellos prodigios que nos contaban nuestros padres: “De Egipto nos sacó el Señor”? La verdad es que ahora el Señor nos ha desamparado y nos ha entregado…”

Vaya vaya con Gedeón. “-¡Qué descarado!”-  diría mi madre. Pero resulta que la pregunta y el cuestionamiento que se hace Gedeón es la pregunta que muchos tenemos ante Dios, ante aquellos que, días tras día, nos repiten que el Señor está con nosotros… Gedeón es hombre creyente, que conoce la historia de su pueblo, que sabe de cómo Dios salvó a sus antepasados, pero que mira a su alrededor y sólo escucha el cantar de los grillos en medio del sufrimiento y la persecución. Gedeón, como yo, también necesita de pruebas de esa “presencia”, aunque sólo sea para coger fuerzas.

Las dudas parecen para muchos signo de debilidad cuando en realidad son parte del ser creyente, siendo tan pequeños y limitados. Curiosamente, Gedeón es elegido y enviado por el Señor a la lucha. Dios, en su grandeza, en su aparente “silencio”, se sirve de los más pequeños para hacer su obra. Parece que a Dios no le importan tanto las dudas como la fidelidad.

Así sea.

Ni Batman ni el joven rico… ¿Qué es tu familia y qué haces con ella?

Viajo en el AVE y apuesto, pese a la hora temprana, por leer y pensar en lugar de por ver la película del día, que es hoy “Batman”. ¡Qué necesidad volvemos a tener de superhéroes! Se nota que el mundo va regular y que las personas necesitamos creer que hay personas buenas y fuertes capaces de quitarnos a todos la capa de tiniebla que nos cubre… Oportunidad para el Evangelio, sin duda…

Me encuentro en la oración de la mañana con el fragmento del joven rico y, influido por la lectura que tengo entre manos, me da por pensar cómo las familias podemos, como el joven, contentarnos con cumplir pero ser incapaces de dejarlo todo y seguirLE.

Parece que una pareja de esposos, con o sin hijos, una familia, sólo puede mirar ya hacia adentro de sus muros familiares el resto de su existencia. Han encontrado una vocación, en el mejor de los casos, han optado por ella y GAME OVER, a esperar ya el final de los tiempos esperando que haya suerte con los hijos, que el matrimonio capee las dificultades y que podamos disfrutar de una merecida jubilación, también en el ámbito de la fe. Le presentamos al Señor nuestras credenciales, convencidos que ya nada más nos puede pedir. Pero… ¿Y si nos llama a vender lo que tenemos, dárselo a los pobres y seguirle? ¿O esto no se le puede pedir a una familia?

Una familia es igual de rica que el joven, con una casa, un lugar, unas relaciones, unos trabajos, unas seguridades… Todo son cosas por las que dar gracias a Dios, costosas de conseguir… ¿Dejarlo? ¿Empezar de nuevo? ¿Y el futuro? ¿Y los niños? ¿Y si sale mal? 

El joven rico se volvió, entristecido e incapaz. El mundo no puede permitirse familias tristes e incapaces… sino ¡todo lo contrario! El mundo necesita de la alegre y contagiosa frescura de un corazón familiar libre, de un proyecto de amor común abierto, peregrino, inacabado y entregado.

El matrimonio, una vocación casi abandonada que urge cuidar

Más allá de divorcios, rupturas y separaciones, que ya están bastante en la actualidad últimamente, me quedo con una de las últimas frases del Evangelio de hoy, una frase que nos lanza una pregunta: ¿Soy llamado al matrimonio? ¿Se me ha concedido ese don?

Es frecuente comprobar cómo el discernimiento a la vida sacerdotal o a la vida religiosa es un proceso arduo, duro, que dura varios años y que tiene un proceso definido de inserción y conocimiento progresivo que, al final, te conduce a una decisión con criterio (aunque puede ser equivocada también). ¿Qué pasa con la vida matrimonial? ¿Hay discernimiento? ¿Hay proceso? ¿Quién los acompaña? ¿Qué hitos tiene, qué de inserción y conocimiento progresivos?

El matrimonio, supongo que como todo aquello a lo que nos llama el Señor, es un camino lleno de bendiciones en el que uno se encuentra con la cruz irremediablemente. Es un camino duro y difícil de construir y hacer crecer, y a la vez lleno de alegrías, satisfacciones… ¿Sabemos a lo que estamos optando? ¿Estamos llamados a ello? ¿Cuántos se habrán casado sin haber pensado todo esto?

La Iglesia debe despertar y ser autocrítica en este aspecto del cuidado a la vocación matrimonial. Se ha cuidado con mimo y tesón la vocación sacerdotal y religiosa, se le ha conferido una importancia mayor y, con los hechos, se ha transmitido la idea de que es una vocación superior. Los casados… no necesitamos nada. Eso sí… LUEGO CAEN SOBRE NOSOTROS TODAS LAS DESGRACIAS COMO SALGA MAL LA COSA.

Urge, Padre, tomar decisiones, dar luz, ser valiente, SER AUDACES.

Así sea.

Dios condona las deudas… ¡ven a Él!

Dios condona las deudas.

Tras leer el Evangelio de hoy, podemos afirmar que en la UE, en EEUU, en el FMI, etc. a Dios se le ha metido en un cajón. Lo curioso es que las personas de pie todavía no hayan descubierto al mejor de los acreedores, a aquel que no pone intereses, que no buscar lucrarse, a aquel que da sin pedir nada cambio más que amor y fidelidad…

Dios perdona mi deuda y mi pecado. llevo experimentándolo conscientemente desde que acudí por primera vez al sacramento de la Reconciliación, el sacramento de la sonrisa. Una sonrisa que me brota siempre como consecuencia del abrazo de un Padre que me escucha, que me conoce, que me ama incondicionalmente pese a todo eso que no es en mi vida como a Él le gustaría. Él es un Padre que sabe el sufrimiento que cargo con mi pecado, el sufrimiento que le supone al mundo el mal acumulado…

Ser perdonado, acogido, reconstruido, rehecho, curado y sanado… es una de las claves de mi fe. ¿Qué sería sin el perdón de Dios? ¿Qué sería sin el perdón de los demás? ¿Qué sería de mí?

Así sea.

Blog de WordPress.com. | El tema Baskerville.

Subir ↑

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.792 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: